viernes, 2 de mayo de 2014

Un Austin Healey para restaurar !

Dave Bennett, es un coleccionista de coches .


Tiene aspecto de explorador, quizás por su manía de llevar siempre un salacot.

 
 Su pasión es absoluta. Para él, no hay nada mejor que redescubrir antiguos coches que están escondidos en lugares insólitos. Su último hallazgo ha sido este Austin Healey 3000 .


 Es obvio el lastimoso estado del vehículo. 


En su momento debió de  lucir un perfecto  un azul celeste ¿O tal vez fue negro? El abandono y el olvido le han creado un traje de oxido y polvo que se ajusta perfectamente a su maltrecha silueta llena de golpes. 


Parachoques desencajados y deformados, parabrisas casi opaco y un montón de cosas más.



Pero el Sr. Bennett sabe que en esta afición no hay casi nada  que se pueda dar por perdido. Así que probó de ponerlo en marcha a pesar de esta triste apariencia. 
No lo consiguió a la primera, ni siquiera a la segunda. En realidad tuvo muchos intentos de arrancar ese motor.


 Y lo consiguió, después de tanto insistir el viejo Healey  se puso en marcha, Está pidiendo con urgencia una restauración muy importante y costosa.


Dave Bennett  lo conduce  hasta el garaje de su fiel amigo Simon Rigbys .


Es la hora de ponerse a trabajar para devolver su mejor cara a este “precioso” Austin Healey.



Salud y slot