jueves, 13 de enero de 2011

PLYMOUTH FURY 60



Tenía que salir de allí cuanto antes. Todo estaba confuso y mi mente no era capaz de recordar nada. Salí rápidamente del garaje. Dejé incluso las puertas abiertas. No me preocupaba en absoluto.


Solo tenía una obsesión….correr. Correr y cuanto más mejor. El viejo Chrysler Plymouth del 60 rodaba fino, como siempre lo había hecho. Decidí dejarme llevar.El asfalto se convirtió en el camino que nunca antes había recorrido.


 Avanzaba en la carretera y una sensación extraña me sobrecogió. Yo conocía esa ruta.La conocía y sin embargo era  extraña para mí . No la recordaba .No con la claridad que uno desea


El tiempo era bueno, el sol brillaba con intensidad y en la radio John Cougar lanzaba los primeros acordes de “Pink houses”.Todo parecía “normal” y sin embargo una lenta pero poderosa inquietud me invadía a modo de silenciosa alarma para advertirme de algo que no alcanzaba a adivinar.


Mi Plymouth y yo. Devorando millas, todo parecía estar bien. Todo estaba bien salvo cuando alguna canción que escuchaba en la radio, me hacía pensar en ella. Ella podía ser la causante de esta extraña amnesia selectiva. No creo que pueda olvidarla jamás. Quizás sea la razón de mi huida.


Solo quizás, pues tampoco pondría la mano en el fuego por asegurarle el protagonismo de esta historia.


Sin embargo y a medida que el tiempo y las millas transcurrían paralelamente , observé cómo me encontraba de vez en cuando con gente a la que creí haber visto alguna vez .


Entonces de pronto apareció aquella larga carretera custodiada por grandes árboles.Me invitaba a acelerar .Y a si lo hice, no entendía muy bien el porqué, solo tenía que ir más rápido.No questionaba nada, simplemente una fuerza poderosa y desconocida me empujaba a acelerar.
Y casi sin darme cuenta me vi envuelto en un círculo donde todo se repetía una y otra vez. Pero mis latidos y emociones cambiaban constantemente. No podía entender nada y de nuevo la misma gente, el mismo taller la misma ruta .


¿Qué me estaba pasando?


¿Cómo podía ordenar aquellos sucesos para poder entender lo que pasaba?
La noche estaba cayendo y encendí las luces del coche.



Mis emociones eran cada vez más confusas, y mientras escuchaba “Harvest moon ” de Neil Young seguía sin poder otorgarme una explicación lógica de todo aquello que me estaba sucediendo. Estaba tenso, extenuado por el esfuerzo de querer recordar o comprender algo que simplemente estaba mas allá de mis posibilidades, y de pronto:



El coche se paró. Simplemente dejó de funcionar, ya no se escuchaba la radio y el vehículo no emitía la luz con la que antes me ayudo a rodar. El alumbrado que mostraban algunos edificios también dejó de iluminar la zona


La noche era más negra que de costumbre, no me atrevía a bajar del coche y para ser honesto tampoco podía. Estaba agotado, me deje llevar por el cansancio y en breves instantes caí desvanecido entre la fantasía y la realidad.


Salud y slot

5 comentarios:

  1. No me canso de mirar esa preciosidad de circuito; lo que mejora ese Fury con esa historia y ese ambiente cálido del Sur tan propio..., aunque a lo mejor podrían pinchar una de Merle Haggard: I forget you everyday..., sólo para volver a rodar por ella.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Hola Demo
    Gracias por los piropos circuiteros.Me alegra saber que es de tu gusto,que por cierto "peazo" blog el tuyo , nivelón, nivelón.........peroooooooo musicalmente me has sorprendido y te aseguro que pocas personas me sorprenden en el tema música.Desde luego voy a tener en cuenta la sugerencia de pinchar a Haggard , que tal para el próximo típico americano abrir con "learning to live with myself"?

    ResponderEliminar
  3. Hola chicos... sois muy "musicales" los dos... pero estáis tan infinitamente equivocados...

    La canción a pinchar es "Oh Carol" de mis amados Rolling Stones... incluso hace juego con la matrícula del coche... (Es una broma, claro...)

    La historia me ha llegado a angustiar un poco... (como la peli del día de la marmota..) y el prota me ha dado un poco de pena... ¿Pena?... ¿Con ese cochazo?.... jejjjjejeje

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Jejeje! Tanto la historia como la ambientación crean la atmosfera ideal para ese Plymouth Fury. Yo no sabría bien qué canción ponerle... pero si tuviera que ponerle director a la historia sería David Lynch.

    ResponderEliminar
  5. Creo que no hay que buscarle una historia a ese precioso Fury, que ya está escrita, dirigida. Este coche es el protagonista de la persecución que hacen un grupo de muchachos blancos a un dtective negro en la América profunda.
    El detective negro es Sidney Poitier en la excelente "En el calor de la noche", Oscar a la mejor película de 1967 (en total tuvo 5 Oscars).
    La escena de la persecución es magnífica, no tanto como la de Bullit, pero también está llena de intensidad dramática.

    En cuanto a la música, me vaís a perdonar, pero la que mejor le pega es Maybelline de Chuck Berry.

    Por cierto, insisto, el circuito me maravilla. Lo que yo daría por poder hacer las fotos para mi post sobre Bruce McLaren en tu circuito.

    ResponderEliminar